PARQUES URBANOS


Un recorrido por París demuestra que los parques y jardines urbanos, además de embellecer la ciudad, son esenciales para el bienestar social y psicológico de los ciudadanos. Por Jennifer Ackerman; Fotografías de Amy Toensing
A menudo sentimos que la naturaleza nos hace rejuvenecer. Es lógico, ya que, a fin de cuentas, nuestra especie no surgió en un paisaje de hormigón, sino en bosques y praderas. Nuestros oídos no fueron diseñados para sufrir el estridente aullido de las sirenas, sino para escuchar el furtivo crujir de las zarpas de un depredador y el silbido del viento que avisa de una tormenta inminente. Nuestros ojos no evolucionaron con el fin de distinguir los monótonos grises de los paisajes urbanos, sino para reconocer las sutiles tonalidades doradas, verde oliva y rojo burdeos que identificaban los frutos maduros y las hojas tiernas. Y nuestros cerebros recompensaban todos esos esfuerzos sensoriales con profundos sentimientos de placer. ¿Puede ser ésta la razón por la que los ciudadanos de París se esmeran en reinventar los espacios urbanos muertos y las plazas abandonadas como enclaves de verdor y vitalidad? Pensemos en el Parc des Buttes-Chaumont, en el concurrido distrito 19. Tiempo atrás, esta parcela de tierra albergó un viejo cadalso, luego un yesar y más tarde un vertedero municipal. Hoy, el amplio y bucólico parque de grutas y colinas herbáceas cobra vida con los parterres de flores, los trinos de los pájaros y una saludable mezcolanza de gente que se esparce sobre sus empinados céspedes: músicos, estudiantes, enamorados, ancianos.


No hay comentarios:

翻譯, übersetzen, يترجم, 번역, traduire, μεταφράζω, translate, tradurre, 翻訳する, переводить, tercüme etmek

>>> Recomenda esta pagina en...

>>> Buscar