NANOTECNOLOGIA


La tecnología de lo minúsculo, que manipula la materia a escala atómica, augura grandes recompensas en un futuro próximo, como la posibilidad de ahorrar energía y curar enfermedades. Por Jennifer Kahn; Fotografías de Mark Thiessen; Ilustraciones de Kenneth Eward
«Me presento hoy ante ustedes con muy poco pelo en la cabeza. Lo perdí hace unas semanas a consecuencia de la quimioterapia que estoy recibiendo. Hace 20 años, sin esta cruda quimioterapia, ya estaría muerto. Pero dentro de 20 años, misiles a escala nanométrica atacarán las células cancerosas y dejarán indemne el resto. Quizás yo no viva para verlo, pero confío en que sucederá.» Richard Smalley pronunció estas palabras el 22 de junio de 1999. Murió de linfoma no Hodgkin el 28 de octubre de 2005. Este químico de 62 años, ganador del premio Nobel, fue un pionero de la nanotecnología. Un tsunami es imperceptible en mar abierto: una ola baja y larga cuyo poder sólo se hace evidente cuando rompe al llegar a la orilla. Las revoluciones tecnológicas avanzan con el mismo sigilo. Detectar la ola cuando aún está cruzando el océano es difícil, por eso son tan pocos los que advierten que se acerca. La nanotecnología existe desde hace dos décadas, pero sólo ahora está llegando a la orilla la primera oleada de aplicaciones, que probablemente dejará pequeña a la revolución informática. Influirá en todo, desde las pilas que usamos y los pantalones que vestimos, hasta la forma en que combatimos el cáncer. Lo principal que hay que saber de la nanotecnología es que en ella todo es pequeño. Verdaderamente pequeño. Nano, prefijo que en griego significa «enano», es el apócope de «nanómetro», unidad que equivale a una mil millonésima parte de un metro: una distancia tan diminuta, que compararla con cualquier cosa del mundo real suena casi a broma.


No hay comentarios:

翻譯, übersetzen, يترجم, 번역, traduire, μεταφράζω, translate, tradurre, 翻訳する, переводить, tercüme etmek

>>> Recomenda esta pagina en...

>>> Buscar