LA VIDA A PRUEBA


El experimento español Lichens ha demostrado que ciertos líquenes pueden sobrevivir en el espacio exterior. Tras dos semanas expuestos a condiciones extremas a bordo de una cápsula espacial, los líquenes han regresado a la Tierra sin daños aparentes. Fruto de la colaboración entre la Universidad Complutense de Madrid, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, el CSIC y la Universidad de Lleida, el proyecto reaviva el debate sobre la posibilidad de transferencia de vida entre planetas.
Fue el pasado 31 de mayo cuando, desde la base rusa de Baikonur, en Kazajstán, la cápsula Foton-M2 (derecha, recreación) fue lanzada al espacio sin tripulación a bordo de la nave Soyuz-U (abajo, en la estación espacial rusa). La misión de la Foton-M2 era poner en órbita, por encargo de la Agencia Espacial Europea (ESA), 385 kilos de carga útil y 39 experimentos de física y biología, entre ellos, ocho de exobiología confinados en la plataforma Biopan-5, acoplada al exterior de la cápsula. Tras alcanzar la órbita establecida, la plataforma abrió sus compuertas, dejando los ocho experimentos expuestos al ambiente cósmico durante dos semanas. «Uno de ellos era el experimento español Lichens, cuyo objetivo es investigar la capacidad de supervivencia de líquenes antárticos y de alta montaña en un ambiente extremo como el del espacio», explica el coordinador del proyecto Leopoldo García Sancho, del Departamento de Biología Vegetal II de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, donde se ha analizado la actividad metabólica de los líquenes antes y después del lanzamiento. Allá, en el espacio exterior, los líquenes, secos y en estado latente, han estado sometidos a condiciones extremas: vacío absoluto, radiación ultravioleta, temperaturas entre –40 °C y 50 °C, radiación cósmica...


No hay comentarios:

翻譯, übersetzen, يترجم, 번역, traduire, μεταφράζω, translate, tradurre, 翻訳する, переводить, tercüme etmek

>>> Recomenda esta pagina en...

>>> Buscar