GLACIER


Para el año 2030, el Parque Nacional Glacier puede haber perdido todos sus glaciares. Pero con sus lagos de color turquesa, sus carneros de las Rocosas recorriendo el territorio y sus picos de más de 3.000 metros de altitud, el Parque Internacional de la Paz Waterton-Glacier siempre será un paraíso de ensueño. Por Douglas H. Chadwick; fotografías de Michael Melford
En el Parque Nacional Glacier, lo más radiante, fuerte y salvaje de la naturaleza se reúne en las alturas: lobos, lagópodos coliblancos, tormentas que golpean la Gran Divisoria como tsunamis mientras las águilas reales montan las olas del viento, árboles retorcidos de 200 años pero no lo bastante altos para ocultar a un carnero de las Rocosas, flores silvestres que asoman impacientes entre la nieve para desplegar sus colores, reflejos del sol poniente sobre el hielo viejo y grandes osos de pelaje plateado. Deambular por estos parajes de cumbres montañosas es entablar una conversación con un planeta vivo en movimiento. Dejemos la apertura de senderos a los uapitíes y la escalada en roca a las cabras blancas. El mejor camino para subir estas laderas es el llamado «ascensor del oso»: canales de aludes abiertos por las avalanchas invernales, que han despejado caminos a través de zonas de matorral y bosques, las cuales se repueblan, en primer lugar, como prados abiertos. Por muy cálido o largo que sea el verano, seguirá siendo primavera a cierta altura del canal, donde las plantas brotan del suelo empapado de agua de fusión, en la estela de la nieve que se retira. Rebosante de nutrientes, la suculenta vegetación que acaba de brotar atrae a los grizzlies hacia las alturas durante los meses de calor, llevándolos desde el fondo del valle hasta los mismos picos.


No hay comentarios:

翻譯, übersetzen, يترجم, 번역, traduire, μεταφράζω, translate, tradurre, 翻訳する, переводить, tercüme etmek

>>> Recomenda esta pagina en...

>>> Buscar