EL NUEVO ROSTRO DE TUTANKAMON


Desde que su tumba fue abierta en 1922, el faraón adolescente de Egipto ha fascinado al mundo. Ahora los forenses se valen de la tecnología más avanzada para ofrecer nuevos conocimientos sobre su vida... y su muerte. Por A. R. Williams; Fotografías de Kenneth Garrett; Reconstrucción de Elisabeth Daynès
Un viento huracanado levantaba fantasmagóricos remolinos de polvo en el instante en que sacaron al faraón Tutankamón de su lugar de reposo, en el antiguo cementerio egipcio del Valle de los Reyes. Los nubarrones oscuros que de día habían surcado el cielo ocultaban ahora las estrellas. Eran las seis de la tarde del 5 de enero de 2005. La momia más famosa del mundo estaba a punto de ser introducida en un escáner llevado al lugar para sondear los misterios del joven monarca muerto hace más de 3.300 años. A lo largo de la tarde, la cola de turistas había descendido unos ocho metros bajo tierra para presentarle sus respetos en la estrecha tumba tallada en la roca. Los visitantes contemplaban las pinturas murales de la cámara funeraria y el dorado rostro del ataúd antropomorfo exterior de Tutankamón. Algunos leían su guía de viajes. Otros guardaban silencio, tal vez haciendo cábalas sobre la prematura muerte del rey, antes de cumplir los 20 años, o preguntándose con un escalofrío si la amenaza del faraón –la muerte o la desgracia se abatiría sobre aquél que osara perturbarle– sería cierta. Cuando el Valle fue cerrado al público, poco antes del anochecer, egiptólogos vestidos con vaqueros y operarios con largas túnicas y turbantes se pusieron manos a la obra. Mientras sus voces se mezclaban con el rugido de la bomba que renovaba el aire de la tumba, se apresuraron a atar unas cuerdas a la cabeza y el pie de la tapa del ataúd y la izaron fuera del sarcófago.


No hay comentarios:

翻譯, übersetzen, يترجم, 번역, traduire, μεταφράζω, translate, tradurre, 翻訳する, переводить, tercüme etmek

>>> Recomenda esta pagina en...

>>> Buscar