EL GRAN DESHIELO


Desde Groenlandia hasta la Antártida, el planeta está perdiendo sus masas de hielo a un ritmo superior al que nadie creía posible. ¿Puede el ser humano frenar este proceso? Por Tim Appenzeller; fotografías de James Balog
Ni en sus mejores épocas, la estación de esquí de Chacaltaya ha sido rival para Aspen. Situada en un inhóspito valle de los Andes bolivianos, tenía una pista de descenso de 800 metros y un precario remonte, y una infusión de hojas de coca para el dolor de cabeza producido por la altitud. Con 5.260 metros, Chacaltaya era la estación de esquí más alta del mundo. «Nos dio momentos de gloria –dice Walter Laguna, presidente del Club Andino Boliviano–. Organizábamos campeonatos con Chile, Argentina y Colombia.» Los días de gloria han pasado. La práctica del esquí en tan improbable lugar dependía de un pequeño glaciar que formaba una rampa de descenso aceptable cuando se cubría de nieve durante la estación húmeda de Bolivia. El glaciar ya estaba en retroceso en 1939, cuando fue inaugurada la estación, pero en los últimos diez años ha entrado en una espiral nefasta. El año pasado todo lo que quedaba eran tres manchas de hielo terroso, la mayor de las cuales medía unos 200 metros de ancho. El telearrastre atravesaba un pedregal. Laguna sabe que con el tiempo Chacaltaya será cosa del pasado.


No hay comentarios:

翻譯, übersetzen, يترجم, 번역, traduire, μεταφράζω, translate, tradurre, 翻訳する, переводить, tercüme etmek

>>> Recomenda esta pagina en...

>>> Buscar