EL ASCENSO DEL IMPERIO ROMANO



El ascenso del Imperio


A fines del Siglo III d.C. el Imperio se volvió tan grande, que Dioclesiano lo separó en dos.
El Siglo I d.C., siguiendo el reinado de Augusto, fue una época de gran expansión para el Imperio. Creció a través de la conquista o la anexión, a pesar de que para el Siglo II, algunos territorios inestables fueron entregados por el Emperador Adriano, para que todo fuera más manejable. A cada provincia se le daba su propio gobernador y constitución y, hasta cierto punto, se auto-gobernaban.
El Imperio daba a Roma unos beneficios económicos enormes, aumentando su riqueza en base a los impuestos (particularmente a los granos) provenientes de las provincias. Esto financiaba los ambiciosos programas de obras públicas en Roma, y permitía aliviar a los habitantes de la ciudad de sus propios impuestos.
La enorme propagación del Imperio significó que la influencia romana fuera difundida. Su idioma, arquitectura, cultura, ingeniería y comida han dejado su marca hasta la actualidad. Solamente en Gran Bretaña, podemos agradecer a los romanos por las calles, el repollo y las arvejas, el acebo y el muérdago, los baños, el concreto y los faros, sólo por nombrar unas pocas cosas.


No hay comentarios:

翻譯, übersetzen, يترجم, 번역, traduire, μεταφράζω, translate, tradurre, 翻訳する, переводить, tercüme etmek

>>> Recomenda esta pagina en...

>>> Buscar